Pledge of fidelity

Fieles a la verdadera doctrina, no a los pastores que se equivocan

Fieles a la verdadera doctrina, no a los pastores que se equivocan. Con este título se difundió el 12 de diciembre, fiesta de la Nuestra Señora de Guadalupe, un “Compromiso de fidelidad a la enseñanza auténtica de la Iglesia”, subscrito por los líderes de los principales movimientos pro-vida y pro-familia de todo el mundo.

El documento ha sido publicado por la web www.fidelitypledge.com, con la firma de más de treinta cinco organizaciones de trece distintos países.

Aquí reproducimos el texto integral.

Compromiso de fidelidad a la enseñanza auténtica de la Iglesia de los líderes de los movimientos pro-vida y pro-familia

El número de niños inocentes asesinados por el aborto en el siglo pasado es mayor que el de todos los seres humanos que murieron en todas las guerras de la historia humana. Los últimos cincuenta años han sido testigos de una escalation de ataques a la estructura de la familia tal y como fue proyectada y querida por Dios, capaz de crear el mejor ambiente para un sano y vigoroso crecimiento del hombre y, sobre todo, para la educación y formación de los niños. El divorcio, la contracepción, la aceptación de actos y uniones homosexuales y la difusión de la “ideología de género” han provocado daños inconmensurables a la familia y a sus miembros más vulnerables.

En los últimos cincuenta años, el movimiento pro-vida y pro-familia ha crecido en dimensión e importancia para enfrentarse a estos graves males que amenazan tanto el bien temporal como el eterno de la humanidad. Nuestro movimiento incluye a hombres y mujeres de buena voluntad provenientes de una gran variedad de ámbitos religiosos. Estamos todos unidos en la defensa de la familia y de nuestros hermanos y hermanas más vulnerables, a través de la obediencia a la ley natural, imprimida en todos nuestros corazones (cfr. Rm 2,15). Por otra parte, en esta última mitad de siglo el movimiento pro-vida y pro-familia ha confiado de manera particular en la enseñanza inmutable de la Iglesia católica, que afirma la ley moral con máxima claridad.

Es por tanto con gran dolor que, en los últimos años, hemos tenido que constatar que la claridad doctrinal y moral, sobre cuestiones relacionadas con la defensa de la vida humana y de la familia, ha sido paulatinamente sustituida por doctrinas ambiguas y hasta directamente contrarias a la enseñanza de Cristo y a los preceptos de la ley natural. 

Una Súplica filial entregada a Papa Francisco en septiembre de 2015 recogió la firma de aproximadamente 900.000 personas provenientes de todo el mundo; en 2016, se presentó una Declaración de fidelidad a la enseñanza inmutable de la Iglesia sobre el matrimonio. El 19 de septiembre de 2016, cuatro cardenales presentaron cinco dubia a Papa Francisco y a la Congregación para la Doctrina de la Fe pidiendo aclaraciones sobre algunos puntos doctrinales contenidos en la Exhortación Apostólica post-sinodal Amoris laetitia. En junio de 2017, los cardenales hicieron pública su petición de obtener audiencia, presentada al Papa por el Cardenal Carlo Caffarra el 25 de abril de 2017, pero, como los dubia, tampoco recibieron respuesta alguna. El 23 de septiembre de 2017, una Correctio filialis de haeresibus propagatis fue elaborada por 62 teólogos y académicos católicos “en relación con la propagación de herejías causadas por la exhortación apostólica Amoris laetitia  y por otras palabras, actos y omisiones” de Papa Francisco. El 4 de noviembre de 2017, 250 teólogos, sacerdotes, profesores y estudiosos de todas las nacionalidades subscribieron su apoyo a la Correctio. Las turbulencias en el seno de la Iglesia van aumentando, como atestigua una carta enviada recientemente a Papa Francisco por un eminente teólogo, en la cual se afirma: “Hay caos en la iglesia y Su Santidad es una causa”. [1]

Como líderes católicos pro-vida y pro-familia, estamos obligados a subrayar numerosas ulteriores declaraciones y acciones que, en los últimos años, han tenido un impacto particularmente dañino en nuestra labor para la protección de los niños no nacidos y de la familia. Ejemplos representativos de ello son:

– declaraciones y acciones que contradicen la enseñanza de la Iglesia sobre el mal intrínseco de los actos contraceptivos [2]

– declaraciones y acciones que contradicen la enseñanza de la Iglesia sobre la naturaleza del matrimonio y sobre el mal intrínseco de los actos sexuales fuera de la unión matrimonial [3]

– la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que piden de manera contundente a los Estados miembros la realización de un acceso universal al aborto, a la contracepción y a la educación sexual antes de 2030 [4]

– la perspectiva adoptada en relación con la educación sexual, en particular en el capítulo 7 de Amoris Laetitia y en el programa The Meeting Point del Pontificio Consejo para la Familia [5].

Como líderes católicos pro-vida y pro-familia, o directivos de movimientos laicos relacionados con la defensa y difusión de la enseñanza moral y social católica, somos testigos de primera mano del daño y de la confusión producidos por tales enseñanzas y acciones. Con el objetivo de respectar nuestras responsabilidades hacia aquellos que hemos prometido proteger, en especial a los niños no nacidos y los particularmente vulnerables a causa de la destrucción de la familia, debemos aclarar nuestra posición sobre estos temas. También tenemos que facilitar una leadership a todos aquellos que, dentro de nuestro movimiento, ven en nosotros un punto de referencia para obtener guía y consejos.

Por este motivo, deseamos reafirmar nuestra inmutable adhesión a las posiciones morales fundamentales que seguidamente describimos:

– existen ciertos actos intrínsecamente malvados y que siempre está prohibido cometer [6]

– el asesinato directo de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral. Por consiguiente, el aborto, la eutanasia y el suicidio asistido son actos intrínsecamente malvados [7]

– el matrimonio es la unión exclusiva e indisoluble de un hombre y de una mujer, y todos los actos sexuales fuera del matrimonio y todas las formas de unión contrarias a la naturaleza son intrínsecamente negativos y gravemente nocivos para los individuos y la sociedad [8]

– el adulterio es un pecado grave y aquellos que viven en adulterio no pueden ser admitidos a los sacramentos de la Penitencia y de la Santa Comunión, hasta que se arrepientan y cambien su vida [9]

  los padres son los primeros y primarios educadores de sus hijos y la educación sexual tiene que ser llevada adelante por los padres o, en determinadas circunstancias, “en centros educativos controlados por ellos” [10]

– la separación del fin procreativo y unívoco del acto sexual mediante métodos contraceptivos es intrínsecamente negativa y tiene consecuencias devastadoras para la familia, para la sociedad y para la Iglesia [11]

– los métodos de reproducción artificial son gravemente inmorales porque separan la procreación del acto sexual y, en la mayor parte de los casos, llevan directamente a la destrucción de la vida humana en sus primeras fases [12]

– sólo hay dos sexos, varón y hembra, cada uno de los cuales posee las características complementarias y las diferencias que le son propias [13]

– los actos homosexuales son intrínsecamente malos y ninguna forma de unión entre personas del mismo sexo puede ser aprobada de modo alguno [14].

Como líderes católicos pro-vida y pro-familia debemos mantenernos fieles a Nuestro Señor Jesucristo, el cual confió el depósito de la fe a Su Iglesia. Nosotros “estamos obligados, por la fe, a rendir plena sumisión del intelecto y de la voluntad a Dios revelador” [15]. Adherimos plenamente a todas aquellas cosas “que son contenidas en la palabra de Dios y se encuentran en la Escritura y en la Tradición y que son propuestas por la Iglesia como principios en los que creer porque divinamente revelados, tanto en base a su solemne juicio, como por su magisterio ordinario y universal” [16].

Declaramos nuestra completa obediencia a la jerarquía de la Iglesia católica en el legítimo ejercicio de su autoridad. Sin embargo, nada podrá nunca convencernos o obligarnos a abandonar o contradecir cualquier artículo de la fe y de la moral católica. Si se da cualquier conflicto entre las palabras y actos de cualquier miembro de la jerarquía, incluso del Papa, y la doctrina que la Iglesia ha enseñado siempre, nos mantendremos fieles a la enseñanza perenne de la Iglesia. Si abandonáramos la fe católica, nos separaríamos de Jesucristo, al que queremos permanecer unidos para toda la eternidad.

Los abajo firmantes prometemos continuar a enseñar y propagar los principios morales arriba indicados y cualquier otra enseñanza auténtica de la Iglesia católica y que nunca, por ninguna razón, nos alejaremos de ellos.

  1. “Fr. Thomas G. Weinandy explains his critical letter to Pope Francis”, Catholic World Report, 1 November 2017, http://www.catholicworldreport.com/2017/11/01/fr-thomas-g-weinandy-explains-his-critical-letter-to-pope-francis/.
  2. On the ‘lesser evil,’ avoiding pregnancy, we are speaking in terms of the conflict between the fifth and sixth commandment. Paul VI, a great man, in a difficult situation in Africa, permitted nuns to use contraceptives in cases of rape. Don’t confuse the evil of avoiding pregnancy by itself, with abortion. Abortion is not a theological problem, it is a human problem, it is a medical problem. You kill one person to save another, in the best case scenario. Or to live comfortably, no?  It’s against the Hippocratic oaths doctors must take. It is an evil in and of itself, but it is not a religious evil in the beginning, no, it’s a human evil. Then obviously, as with every human evil, each killing is condemned. On the other hand, avoiding pregnancy is not an absolute evil. In certain cases, as in this one, or in the one I mentioned of Blessed Paul VI, it was clear.” “Full text of Pope Francis’ in-flight interview from Mexico to Rome”, Catholic News Agency, 18 February 2016, https://www.catholicnewsag ency.com/news/full-text-of-pope-francis-in-flight-interview-from-mexico-to-rome-85821. Fr Federic Lombardi, the Holy See’s spokesman, Fr Lombardi, confirmed the meaning of the pope’s words the following day: “Allora il contraccettivo o il preservativo, in casi di particolare emergenza e gravità, possono anche essere oggetto di un discernimento di coscienza serio. Questo dice il Papa.” “P. Lombardi commenta i temi affrontati dal Papa con i giornalisti”, Radio Vaticana, 19 February 2016, https://goo.gl/88XpWd. Translation: “The contraceptive or condom, in particular cases of emergency or gravity, could be the object of discernment in a serious case of conscience. This is what the Pope said.”
  3. In the Argentine countryside, in the Northeastern region, there is a superstition: that couples have a child, they live together. In the countryside this happens. Then, when the child must go to school, they have a civil marriage. And then, as grandparents, they have a religious marriage. It is a superstition, because they say that having a religious wedding straight away scares the husband! We must also fight against these superstitions. Yet really, I say that I have seen a great deal of fidelity in these cohabiting couples, a great deal of fidelity; and I am certain that this is a true marriage, they have the grace of matrimony, precisely because of the fidelity that they have. But there are local superstitions.” “Address of His Holiness Pope Francis at the opening of the pastoral congress of the Diocese of Rome”, 16 June 2016, https://goo.gl/cLLo2q. During this congress Pope Francis also claimed that “a great majority” of Catholic marriages are invalid. The transcript was later altered, at the request of the pope, to read “a part”. Fr Lombardi commented: “When it’s a matter of topics of a certain importance, the revised text is always submitted to the pope himself. This is what happened in this case, thus the published text was expressly approved by the pope.” “Updated: Most Marriages Today Are Invalid, Pope Francis Suggests”, National Catholic Register, 17 June 2016. 
  4. “I am gratified that in September 2015 the nations of the world adopted the Sustainable Development Goals, and that, in December 2015, they approved the Paris Agreement on climate change.” “Message of His Holiness Pope Francis for the celebration of the world day of prayer for the care of creation”, 1 September 2016, http://w2.vatican.va/content/francesco/en/messages/pont-messages/2016/documents/papa-francesco_20160901_messaggio-giornata-cura-creato.html. Further details about the Holy See’s support for the SDGS, and the manner in which the SDGs call for abortion, contraception and sex education see: “The impact of the United Nations’ Sustainable Development Goals on children and the family, and their endorsement by the Holy See”, Voice of the Family, http://voiceofthefamily.com/wp-content/uploads/2017/02/Impact-of-the-United-Nations-Sustainable-Development-Goals22-2-17.pdf.
  5. “The Meeting Point: project for affective and sexual formation”, Pontifical Council for the Family, http://www.educazioneaffettiva.org/?lang=en
  6. Pope John Paul II, Veritatis Splendor, 6 August 1993, No. 52. Pope John Paul II, Evangelium Vitae, 25 March 1995, No. 67.
  7. Pope John Paul II, Evangelium Vitae, No. 57
  8. Canons and Decrees of the Twenty Fourth Session of the Council of Trent, Promulgated 11 November 1563; Pope Leo XIII, Arcanum Divinae, 10 February 1880; Pope Pius XI, Casti Connubii, 31 December 1930.
  9. Pope John Paul II, Familiaris Consortio, 22 November 1981, No. 84; Congregation for the Doctrine of the Faith, Letter to the Bishops of the Catholic Church concerning the Admission to Holy Communion of the Faithful who are Divorced and Remarried, 4 September 1994; Pontifical Council for Legislative Texts, Declaration concerning the Admission to Holy Communion of the Faithful who are Divorced and Remarried, 24 June 2000.
  10. Pope Pius XI, Divini Illius Magistri, 31 December 1929; Pope John Paul II, Familiaris Consortio; Pontifical Council for the Family, The Truth and Meaning of Human Sexuality, 8 December 1995.
  11. Pope Pius XI, Casti Connubii; Pope Paul VI, Humanae Vitae, 25 July 1968.
  12. Congregation for the Doctrine of the Faith, Donum Vitae, 22 February 1987; Congregation for the Doctrine of the Faith, Dignitatis Personae, 8 September 2008
  13. Pope Benedict XVI, Christmas Address to the Roman Curia, 21 December 2012
  14. Congregation for the Doctrine of the Faith, Letter to the Bishops of the Catholic Church on the Pastoral Care of Homosexual Persons, 1 October 1986; Congregation for the Doctrine of the Faith, Considerations Regarding Proposals to give Legal Recognition to Unions Between Homosexual Persons, 3 June 2003.
  15. First Vatican Council, Dogmatic Constitution on the Catholic Faith, Ch. 3.1.
  16. Ibid, Ch. 3.8.